SEXO APROVECHA CADA MUEBLE DE TU CASA

 

¿Quién hubiera pensado que tus muebles podría adquirir un toque más erótico? Con un poco de imaginación y adaptando algunas posturas, y dirás:

Hogar dulce hogar.

 

¡Pero cuidado! todas estas posturas sólo las podrás practicar en la intimidad, te lo recalcamos ya que una vez que pruebes estos métodos para hacer tu vida sexual menos amenas y mas satisfactorias, querrás probarlo en cada mueble que veas así que nada de ir a un comercio de muebles y ni a Ikea a abalanzarte encima de tu novio, controla esa excitación para cuando llegues a casa, lo que si te dejaremos hacer en esos sitios es ir pensando e imaginando el cuando llegues a tu casa lo que podrás hacer y para incrementar la excitación vete provocando con disimulo a tu pareja y poniéndolo a tono para que el deseo de el sea mayor y su euforia 😉

 

UNA SILLA

Él está sentado, la espalda bien recta contra el respaldo, las piernas ligeramente apretadas y los pies anclados al suelo. Colócate frente a él, con las piernas abiertas. Rodéale con tus piernas y brazos, esta postura tiene la ventaja de ser una postura cañera  o cariñosa dependiendo de lo que te apetezca, puede ser cariñosa ya que  permite mirarse a los ojos, las cuatro manos se quedan libres y pueden acariciar vuestros cuerpos, si la quieres cañera coloca una mano sobre su hombro y la otra en su rodilla contraria al hombro inclínate hacia tras y acelera el movimiento.

Eres tú quien marca el ritmo, puedes acelerar o aminorar el ritmo, así como la profundidad de la penetración.

 

LA DUCHA

Esta postura es “obligatoria”. En la ducha, puedes hacer preliminares acuáticos con el pomo de ducha cuyo agua va cayendo lentamente sobre el cuerpo del otro…

Apóyate bien contra la pared y no contra la cortina de ducha o el cristal de ducha…puede ser peligroso. Abre un poco las piernas y deja que tu hombre te levante a su altura, de manera que ambos sexos queden en el mismo nivel. Rodea con tus piernas las suyas y agárrate a su espalda para tener equilibrio.

 

OJO CUIDADIN

Con el jabón, gel de ducha, aceites etc… ¡Podéis resbalar y os podéis hacer mucho daño! Así que dentro de la ducha nada de eso, a no ser que sea bañera y estéis recostados o sentados.

 

EL SOFAS

Esta postura permite devorarse con los ojos dejando a tu hombre que acaricie tu cuerpo. Tu inclinación y la apertura de tus piernas invitan a una penetración más profunda, y que sabrás controlar.

Tu chico está cómodamente sentado en su sofá preferido, acércate y colócate encima de él, abre las piernas y como si fueras a ponerte de cuclillas te colocas sobre el, acerca tu pelvis a su pubis e inicia un delicioso movimiento para que entre dentro de ti, cuando estés preparada coloca las manos tuyas alrededor de su cuello y móntalo como si estuvieras montada en un caballo que vas dando saltitos, esta postura al poder el penetrarte completamente será muy satisfactoria para los dos, pero para el será mas que satisfactorio estará en la LUNA  y se volverá loco.

Lo bueno de esta postura es que el también podrá coger el ritmo y ser el, el que lleve el que lleve las riendas del movimiento, con solo sujetarte por la cintura y recostarse un poco mas, es suficiente para el.

EN LA LAVADORA

Esta postura es independientemente de nuestra estatura y peso, ya que en esta postura, tu peso se apoya sobre la lavadora, y tu chico tiene las manos libres para poder acariciarte.

Colócate encima de la lavadora, las nalgas bien al borde.

Tu querido está de pie frente a ti. Aprisiona sus piernas o cintura con tus muslos. A través de movimientos, tus pies van a dirigir el vaivén. Las manos de tu chico sujetan bien tus muslos, y querrá sentirte mas aun, por eso apretara tus nalgas mas fuerte contra el para sentirte mas, esta postura permite una penetración bastante profunda y generalmente los hombres llegan al orgasmo rápidamente.

EN LA MESA DE LA COCINA

 

Aprovecha y hazlo en mitad de la preparación de una comida… ¡Serás el plato más apetitoso!

Súbete a la mesa y túmbate boca arriba. Tu chico se sitúa frente a ti, de pie. Levanta tus piernas hacia arriba y coloca tus pies sobre sus hombros. Coloca la pelvis frente al sexo de tu chico para que estén en el mismo nivel, y si la cosa se va poniendo más seria y están eufóricos que se suba contigo en ella y disfruta del placentero sexo sobre una mesa
una postura cómoda ya ninguno de los dos debe sujetar al otro ni tiene que mantener el equilibrio. Tus piernas elevadas hacia arriba ofrecen un ángulo de penetración bastante interesante. Para saber apreciar esta postura, es aconsejable empezar despacio y poco a poco acelerar el ritmo, en esta postura el es que te dirige a ti y a el ritmo, así que déjate seducir y disfruta del placer que el también sabe darte.

Share

Comments are closed.